Rincón de la Victoria (de los campings)

A la atención de John Haasen, Secretario General y Técnico de la Federación Andaluza de Campings

Estimado John:

Veo en las redes sociales un mensaje suyo felicitándose en tono triunfal de que "gracias a los esfuerzos de la asociación de campings de Málaga, se haya conseguido el cierre de un área de autocaravanas”.



Entiendo que la palabra “esfuerzo” es un eufemismo, y debería utilizar alguna expresión más adecuada que definiese el acto de presionar a determinados políticos para favorecer los intereses privados de varios empresarios, aún a costa de perjudicar a miles de usuarios. Seguro que “chanchullo”, “tejemaneje” o “confabulación” serían mucho más apropiadas, pero no quisiera hacer de esto una discusión semántica.

Me sorprende encontrar en su página de Facebook un gran aviso que dice: “Organización sin ánimo de lucro”. Es decir, que su empeño por cerrar áreas de autocaravanas para beneficiar a ciertos empresarios se debe a un impulso altruista. Figúrese si soy mal pensado, yo lo veía como un intento de que sus afiliados ganasen más dinero a costa de obligar a los autocaravanistas a pernoctar (aún sin desearlo) en sus instalaciones previo paso por caja. Es usted un filántropo, querido John.

Además, lo de cerrar áreas y espacios para autocaravanas es como poner una gota de miel y esperar a que vengan las moscas. No hay que hacer nada, ni inversiones para mejorar las instalaciones, ni plantearse espacios de pernocta a precio reducido, ni tratar de atraer a los clientes con ofertas… nada.  Uno puede seguir con su viejo camping y los municipales se encargan de hacer de perros pastores para meter el rebaño en el corral. ¡Negocio redondo!

Pero usted es un tipo listo John, sabe bien que en su país, como en el resto de Europa, las áreas de autocaravanas son una realidad imparable, porque nadie se gasta 60.000 lereles en un vehículo con cocina, ducha y placas solares para tener que pagar un dineral por dormir. En la vieja España aún creemos más en el pelotazo que en el esfuerzo, y por eso es más fácil conchabarse con el político de turno que molestarse en buscar soluciones empresariales imaginativas. Por algo se ha instalado usted en el país del sol ¿verdad? ;)



Vamos a hacer una cosa John. Si alguna vez tengo interés en alquilar una parcela y acampar, le aseguro que tendré en cuenta los negocios que usted representa, mientras tanto, le ruego que deje de acosarme y boicotearme (como autocaravanista) para beneficiarse económicamente de mi. No me obligue a contratar unos servicios que no necesito para que usted y los suyos puedan vivir de espaldas a la realidad y al libre mercado. Los monopolios son cosa del pasado. Demuestre su vena empresarial, innove, compita, ofrezca alternativas como lo hacen en Francia, y verá cómo no es preciso utilizar medios más propios de películas de mafiosos que de la Europa del siglo XXI.

Mala práctica, esa de acosar a los posibles clientes en lugar de atraerlos. No tardará en darse cuenta. 


Antonio Arroyo


(NOTA: Afortunadamente, y pese a la afirmación eufórica del señor Haasen, el área citada por él aún no ha sido cerrada. Esperemos que la justicia y el sentido común se impongan a los intereses particulares de unos pocos)