¿Y ahora un blog?

Vale, lo reconocemos. No es habitual que un grupo de Facebook disponga además de página, Twitter y Blog. Lo más cómodo sería ceñirse a las escasas opciones que nos ofrece Facebook, pero nosotros no somos así.

Autocaravanas, Campers y Viceversa nació con una finalidad muy clara: ser útil a nuestros participantes e intentar que disfruten de esta gran pasión que nos une, algo que nos obliga a explorar nuevas vías.

Este blog va a ser como esa bolsa con la que caminamos por la playa recogiendo conchitas. Todo lo que nos guste lo traeremos aquí para enseñarlo a los amigos y poder conservarlo, algo muy difícil en Facebook, donde las discusiones se pierden a los pocos días entre el bosque de mensajes. Para los administradores va a ser también una herramienta útil, ya que podremos derivar muchas consultas a la sección "Preguntas frecuentes", exponer las normas del grupo y hasta facilitaros un espacio donde compartir vuestras páginas personales.

Si algo valoramos es nuestra independencia. Por eso dejamos claro que todas las asociaciones, empresas o webs que sean nombradas o enlazadas al blog lo serán de forma gratuita y desinteresada. Esto es una pasión, no un negocio.

Este espacio os pertenece a todos los participantes de Autocaravanas, Campers y Viceversa, y trabajaremos para hacerlo cada día más útil. 

¡Que lo disfrutéis!


Los administradores



Cero ventas

Autocaravanas, Campers y Viceversa es un grupo CERO VENTAS. 

Se tomó esa decisión tras más de dos años tratando por todos los medios de regular la sección de ventas y los anuncios en el grupo. Los abusos interfirieron de forma grave en la dinámica del mismo y provocaron más de 2.600 expulsiones, así que tras anunciarlo debidamente, eliminamos dicha sección y modificamos las normas.

Queremos ser muy claros. No debe haber dudas sobre qué queremos decir con CERO VENTAS, ya que lo incluye absolutamente todo:

  • No publicar anuncios de compra,venta o alquiler.
  • No compartir enlaces a páginas de anuncios (tipo: Vibbo, Milanuncios, Wallapop o el propio Facebook)
  • No hacer "ofrecimientos" en los distintos mensajes ni hilos 
  • Ninguna clase de venta será tolerada, sea la que sea.

En definitiva: cualquier venta supondrá el bloqueo inmediato y definitivo del anunciante. Ni se avisará ni se harán excepciones de ninguna clase. 

Venta = Expulsión inmediata






Respuesta a Juan Pardo Vidal



A la atención de Juan Pardo Vidal, autor del artículo "Autocaravanas", publicado en el diario La voz de Almería 

Señor Pardo:

Acabo de leer su artículo en La voz de Almería, donde insulta y difama gravemente al colectivo autocaravanista. Confieso que lo he leído al volver de trabajar, tras levantarme hoy a las 4:45 de la mañana. Lo cual es extraño, puesto que según usted soy un millonario caprichoso de holgada economía y un adinerado tacaño. Manda huevos.

No seré yo quien ponga en duda sus dotes como poeta, y puede que hasta me agrade su forma de escribir, pero Señor Pardo… usted no distingue una capuchina de un Dos caballos. Quiero decir que antes de opinar sobre autocaravanas y quienes las disfrutamos, convendría mínimamente saber de qué está hablando. Evitaría de ese modo el ridículo que ha hecho y la vergüenza ajena que ha provocado. Por otro lado, desconozco si su lenguaje soez es fruto de un lamentable intento de emular al gran Pérez Reverte, con la diferencia -aparte del talento- de que éste se informa antes de hablar ¡Don Mendo no se hereda!

Ese tópico del alemán millonario y tacaño es un disfraz con que usted pretende vestir a miles de autocaravanistas que, con mucho esfuerzo y renunciando a otras cosas, hemos podido comprar un vehículo con la perversa intención de disfrutar viajando y, de paso, crear riqueza por esta piel de toro o donde se tercie. Moléstese en consultar datos al respecto. Moléstese en mirar más allá del pene del alemán de la orilla y verá miles de familias de clase media, parejas, jubilados, gente normal y corriente que no se parece ni por asomo a la caricatura que usted trata de pintar. Gente respetuosa con las leyes y el medio ambiente como el que más.

Respecto a eso de: “buscar escondites donde pasar la noche agazapados en su avaricia, por ahorrarse 50 euros en un camping o dormir en un hotel”  tengo que reconocer que está al alcance de muy pocos reunir en una sola frase tal carga de cinismo, mala baba y desconocimiento de lo que se está hablando.

¿De verdad le pagan a usted en un periódico de prestigio por acusar a los propietarios de autocaravanas de no dormir en hoteles? ¿Estaba usted en condiciones cuando se le ocurrió semejante gansada? Eso, y lo de los jubilados alemanes que mean en la orilla ¿son sus grandes argumentos?


Señor Pardo, bájese de la barquita y verá que no son gigantes, sino molinos. Verá que esos “millonarios avariciosos” son gente de lo más normal, que no duermen en sus vehículos “por ahorrarse dinero” sino porque les encanta hacerlo, y de paso, quizá comprenda que ofender gratuitamente a un colectivo maravilloso lo desacreditan tanto a usted como al medio donde publica. 

Si tiene algo de decencia, pida disculpas y dedíquese a la poesía.

ATT:

Antonio Arroyo Verdugo

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Insertamos aquí otra respuesta de un participante de nuestro grupo, Angel García Bernal: VER



Rincón de la Victoria (de los campings)

A la atención de John Haasen, Secretario General y Técnico de la Federación Andaluza de Campings

Estimado John:

Veo en las redes sociales un mensaje suyo felicitándose en tono triunfal de que "gracias a los esfuerzos de la asociación de campings de Málaga, se haya conseguido el cierre de un área de autocaravanas”.



Entiendo que la palabra “esfuerzo” es un eufemismo, y debería utilizar alguna expresión más adecuada que definiese el acto de presionar a determinados políticos para favorecer los intereses privados de varios empresarios, aún a costa de perjudicar a miles de usuarios. Seguro que “chanchullo”, “tejemaneje” o “confabulación” serían mucho más apropiadas, pero no quisiera hacer de esto una discusión semántica.

Me sorprende encontrar en su página de Facebook un gran aviso que dice: “Organización sin ánimo de lucro”. Es decir, que su empeño por cerrar áreas de autocaravanas para beneficiar a ciertos empresarios se debe a un impulso altruista. Figúrese si soy mal pensado, yo lo veía como un intento de que sus afiliados ganasen más dinero a costa de obligar a los autocaravanistas a pernoctar (aún sin desearlo) en sus instalaciones previo paso por caja. Es usted un filántropo, querido John.

Además, lo de cerrar áreas y espacios para autocaravanas es como poner una gota de miel y esperar a que vengan las moscas. No hay que hacer nada, ni inversiones para mejorar las instalaciones, ni plantearse espacios de pernocta a precio reducido, ni tratar de atraer a los clientes con ofertas… nada.  Uno puede seguir con su viejo camping y los municipales se encargan de hacer de perros pastores para meter el rebaño en el corral. ¡Negocio redondo!

Pero usted es un tipo listo John, sabe bien que en su país, como en el resto de Europa, las áreas de autocaravanas son una realidad imparable, porque nadie se gasta 60.000 lereles en un vehículo con cocina, ducha y placas solares para tener que pagar un dineral por dormir. En la vieja España aún creemos más en el pelotazo que en el esfuerzo, y por eso es más fácil conchabarse con el político de turno que molestarse en buscar soluciones empresariales imaginativas. Por algo se ha instalado usted en el país del sol ¿verdad? ;)



Vamos a hacer una cosa John. Si alguna vez tengo interés en alquilar una parcela y acampar, le aseguro que tendré en cuenta los negocios que usted representa, mientras tanto, le ruego que deje de acosarme y boicotearme (como autocaravanista) para beneficiarse económicamente de mi. No me obligue a contratar unos servicios que no necesito para que usted y los suyos puedan vivir de espaldas a la realidad y al libre mercado. Los monopolios son cosa del pasado. Demuestre su vena empresarial, innove, compita, ofrezca alternativas como lo hacen en Francia, y verá cómo no es preciso utilizar medios más propios de películas de mafiosos que de la Europa del siglo XXI.

Mala práctica, esa de acosar a los posibles clientes en lugar de atraerlos. No tardará en darse cuenta. 


Antonio Arroyo


(NOTA: Afortunadamente, y pese a la afirmación eufórica del señor Haasen, el área citada por él aún no ha sido cerrada. Esperemos que la justicia y el sentido común se impongan a los intereses particulares de unos pocos)


El efecto HP




Si hay algo que se descubre al administrar grupos en internet es lo que yo llamo “El efecto HP”. Consiste más o menos en lo siguiente:

    1.      Alguien inicia un hilo “delicado” (fotos denuncia, robos…)
    2.      La gente empieza a opinar en un tono normal
    3.      De pronto llega alguien y suelta el primer exabrupto
    4.      El ambiente se contagia
    5.      ¡A ver quién la dice más gorda!

A esto hay que añadirle una observación: las veces que los administradores hemos estado rápidos y borramos el primer “HP” (punto 3) la conversación tarda más en encanallarse. Y es que, en definitiva, soltar una burrada es la expresión de una indignación que puede ser legítima. El problema es aquello de: si el que tengo delante está indignado, yo más. Y para demostrar que estás más indignado que alguien que ha dicho “HP”, tienes que remontarte a la vida sexual de su segunda generación, como poco.

Luego viene lo de la “censura” ¡triste vida la del administrador! Alguien se despacha a gusto y escribe una frase con seis tacos, dos insultos y un par de “HPs”. Le borras el mensaje y se lamenta amargamente de que se lo has eliminado “por opinar” y que eso es “censura”. Mire usted amigo, censurar es suprimir aquello que no se ajusta a una forma de pensar única que pretende imponerse. Aquí nadie le dice a usted que opine de tal o cuál manera, ni le recriminará nunca su forma de pensar, tan solo cuestionamos sus formas porque ¿sabe qué? el derecho de este grupo a cuidar su imagen, choca con su libertad de expresarse a base de groserías. Si su contribución en un hilo se limita a vomitar un “HP” y quedarse tan ancho, podría decirse que no es una gran aportación al grupo, a la discusión ni a la persona que lo inició. Seguro que es usted capaz de hacerlo mejor. Esfuércese, argumente, utilice la ironía… ¡sepa estar!

Ayer, el día antes de que escribiese esto, se incorporaron al grupo unas doscientas personas. La impresión que se lleven del grupo dependerá en gran medida del tono de las intervenciones. Eso sin olvidar que aquí participan menores y familias enteras. Sigamos siendo un grupo con clase, erradiquemos entre todos el efecto HP.


Las imágenes que mostramos a continuación son mensajes reales que hemos eliminado en el último año. Hemos tapado el nombre y la foto, aunque la mayoría ya han sido apartados del grupo.
Hay que entender que no representan ni el 2% de los mensajes publicados, pero no por eso son menos inaceptables. Nos avergüenza profundamente exponerlos, pero creemos que es un buen toque de atención para que no se repita. 
Que cada cual valore si esto debe consentirse:





Extracto de las normas del grupo:


"Será motivo de expulsión:

- Las faltas de respeto a los demás participantes, el ánimo de crear enfrentamientos, utilizar insultos, lenguaje ofensivo, expresiones o actitudes groseras que deterioren la imagen del grupo."





Antonio Arroyo

Fuera de la ley



Regreso al futuro 3:

El moderno coche de Marty McFly sale disparado hacia una pantalla en un viejo cine de verano. Acelera cuanto puede y, un segundo después, irrumpe en el año 1885 entre indios perseguidos por el séptimo de caballería.



A veces me da por pensar que las autocaravanas debieron aparecer así en España de un día para otro. Por eso las autoridades no salen aún de su asombro y resulta todo tan improvisado.

Alguna década después, aún no han sido capaces de consensuar unas normas claras para todo el territorio, y muchos usuarios dudan hasta de la velocidad a la que deben circular. Ante este panorama, los ayuntamientos se dedican a inventarse señales de tráfico ilegales o repartir papelitos “invitando” a que te marches de su municipio. Sería inimaginable algo así en cualquier país serio.

Actualmente en España puedes llegar con un coche, sacar sillas y mesas para cenar y luego dormir dentro. Pero si lo haces con una camper o una AC, podrías meterte en problemas. Es tal la confusión que hay quien saca tajada obligándote a contratar una parcela en un negocio privado (como es un camping) en contra de tu voluntad, bajo pretexto de que un vehículo estacionado sobre sus ruedas está “acampando ilegalmente”. Por la misma razón, los miles de camiones que a diario circulan por nuestras carreteras estarían vulnerando la ley, ya que muchos conductores pernoctan dentro de los mismos ¿no?

Seamos claros. Por incompetencia u omisión, la lamentable situación en la que se encuentra la práctica del autocaravanismo en España es culpa de un estado incapaz de regular de forma clara algo que es bastante simple. Ya no hablamos de la construcción de áreas, sino de algo tan esencial como que no te llamen a la puerta de madrugada para echarte o multarte mientras no estás incumpliendo ninguna ley.

Basta ya de directivas, instrucciones y demás parches. Es patético que tengamos que llevar hasta carteles en nuestros vehículos clamando a los agentes de la autoridad, que por cierto, no son los culpables de esta situación tan absurda.




Señores políticos: pónganse las pilas de una vez y hagan su trabajo.



Antonio Arroyo

(Nota: algunos artículos publicados en este Blog se han atribuido erróneamente a un periodista de El País llamado Antonio Arroyo, cuyo nombre coincide con el administrador de este Blog y autor de los mismos. Queremos aclararlo)

Cómo localizar unas coordenadas con Google Maps

Google nos ofrece a los autocaravanistas una herramienta magnífica para organizar nuestros viajes. Gracias a ella podemos localizar de antemano cualquier lugar concreto (un área, un parquing…) y conocer las coordenadas exactas para introducir en nuestro GPS.
Basta dedicar unos minutos y podremos salir de viaje con referencias exactas elegidas por nosotros mismos. Es realmente sencillo, a continuación te explicamos cómo hacerlo.

1- Introducimos en el buscador de Google el nombre de la población

En este caso elegimos “La Alberca”, y en la pantalla que se nos abrirá, pulsamos el pequeño recuadro donde nos aparece un mapa en verde.



2- Seleccionamos la opción “Tierra” para visualizar en formato fotográfico

Pincha sobre el recuadro inferior, donde aparece una pequeña foto:




3- La pantalla cambiará de formato y se verá así:




4 – Ampliamos la pantalla para localizar la zona que nos interesa

Podemos ampliar la imagen haciendo varias veces doble click o usando el scroll




5 – Hacemos click con el ratón sobre el punto exacto que buscamos

Al pinchar con el ratón sobre el punto 1, nos aparecerá un recuadro abajo con las coordenadas en formato decimal (en este caso son: 40.488601, -6.116354)




6 – Convertimos las coordenadas decimales en sexagesimales

Las coordenadas sexagesimales son las que utilizan la mayoría de navegadores GPS. Aunque en internet puedes encontrar convertidores de coordenadas como ESTE, hay un truco mucho mejor. Basta con pinchar sobre las coordenadas que nos han salido (Punto 2 de la imagen anterior) para que nos aparezcan en la parte izquierda ya convertidas:




Ahora solo tendremos que introducirlas en nuestro GPS y nos llevará directamente al lugar elegido.

Google Earth

También podemos localizar las coordenadas de un lugar mediante la aplicación Google Earth de manera muy sencilla. Una vez instalada, basta situar el cursor donde queramos e iremos viendo las coordenadas en la parte inferior derecha:



¡Buen viaje!


© Autocaravanas, Campers y Viceversa